San Juan, una fiesta no hecha para todos

Más del 20% de los perros sufren por el ruido que producen los petardos y otros materiales pirotécnico

Un año más, se acerca la tan esperada fecha donde familia y amigos se reúnen para celebrar la magia de la noche más corta.

Como ya sabrás estoy hablando de la noche de San Juan. Uno de los eventos paganocristiano más populares del año. Si eres de España, seguro que ya te has hecho con tu coca o estás organizando un super banquete nocturno rodeado de todos aquellos que más quieres.

 

Una noche de simbolismo mágico

El 23 de junio se celebra el solsticio de verano. Es decir, el día más largo del año. Momento en el cual las noches empiezan a ganar terreno a las horas de sol. Antiguamente, se creía que a partir de este momento los malos espíritus y brujas ganaban fuerza en el mundo terrenal.

Es por ello, que tradicionalmente esta noche se celebra alrededor de las hogueras. Con el fin de avivar la luz del sol y así, alejar a los demonios.

«En la noche de San Juan, los petardos y las hogueras eran usados para ahuyentar a los demonios»

Con la aparición de la pólvora, pronto los petardos y cohetes tomaron también esta misión de ahuyentar a estos malos espíritus.

Las alegrías de unos contra los terrores de otros

Una celebración como esta, donde consigue reunir a gente de todas las edades de forma tan festiva, solo debería traer cosas positivas pero la realidad es bien distinta.

Un estudio de la Universidad de Oslo reporta que aproximadamente el 23% de los perros analizados presentan miedo a los ruidos, siendo los petardos y fuegos artificiales los principales causantes. Con una aumento significativo a medida que avanza la edad.

Un terror que en algunos casos puede provocar e incluso la muerte a causa de fallo cardiaco.

«Los perros no son los únicos en sufrir, también muchos otros animales incluidos los humanos»

Si tu perro tiene miedo a los fuegos artificiales prueba este truco que comparte anigram.mx:

Truco para perros con miedo a los cohetes

Por supuesto, los perros no son los únicos que sufren del estruendo ocasionado por la pirotecnia de la verbena. Sino que es algo común a otros animales, incluidos los humanos. Pues no hay que olvidar que personas con enfermedades tales como el autismo y el Alzheimer son especialmente sensible.

Una solución para todos

Afortunadamente, cada vez son más las instituciones que se están haciendo eco de las protestas que año tras año van creciendo entre la población sensible.

Iniciativas como la del Ayuntamiento de Sevilla, donde se ha limitado el uso de los petardos a ciertos días y con una limitación horaria durante los días de Navidad, son un ejemplo de civismo y convivencia. Aunque por supuesto, no creo que aquellos animales vulnerables al sonido, entiendan de horarios. Y por tanto, acepten de forma amable que durante este tiempo no van a sufrir de terror acústico.

Otros municipios como el de Fuenlabrada, se ha mostrado más tajante respecto a este tema. Prohibiendo explosionar cualquier material pirotécnico de la categoría 2 y 3, clasificándolo como infracción grave.

Pero si queremos recurrir a una solución para todos, lo que parece coge más fuerza es la llamada pirotecnia silenciosa. Este tipo de petardos parece ser la elección ideal de convivencia. Cada vez se encuentra más sitio donde poder adquirirlas como la tienda online de pirotiendas.es.

Para terminar, quiero compartir con vosotras la campaña «No Tires Petardos» que ha lanzado Animales en las ondas.

¿Crees que sigue mereciendo la pena hacer tanto ruido a cambio de tanto sufrimiento?

 

Campaña «No tires petardos»/ Animales en las ondas Programa de radio
0
Nos gustan tus pensamientos, por favor comenta :).x
()
x